Lo que mi cuerpo expresa

Todo lo que me ocurre, lo que pienso, lo que siento, lo que digo y lo que no digo, se expresa en mi cuerpo. Como decía la bailarina y coreógrafa Martha Graham, “el cuerpo nunca miente”.

El lenguaje corporal revela en muchas ocasiones lo que realmente pensamos y lo que estamos sintiendo y que mantenemos oculto. Nuestras expresiones acompañan la comunicación con los demás, complementándola si esta es coherente con lo que decimos y pensamos, o distorsionándola si por el contrario mostramos desintonía entre nuestro discurso y las emociones o creencias que tenemos.

“Mantener el cuerpo sano es un deber… de otra manera no seremos capaces de mantener nuestra mente fuerte y clara.”

Buda Gautama

Dice Rafael Echeverría en su libro, “El observador y su mundo Vol I” que los dominios primarios del observador (la persona) son el lenguaje, la emocionalidad y la corporalidad, todos ello dentro de lo que la biología nos permite. Estos tres elementos interaccionan entre ellos buscando la coherencia entre lo que el individuo siente, dice y su propio cuerpo.

La corporalidad hace referencia, según Echeverría, a la forma en la que nos situamos en el mundo y nos desenvolvemos en él y en las relaciones con los demás. Emoción, lenguaje y cuerpo conforman una trilogía sobre la que podemos actuar.

Dominios_primarios_Observador

Figura 1. Los dominios primarios del Observador. Fuente: Echeverría, R. (2009)

 

Las emociones hablan a través del cuerpo

Nuestro cuerpo expresa las emociones básicas a través de la expresión facial. De sobra son conocidas las investigaciones de Ekman, a través de las cuales se identifican las expresiones ligadas a las emociones básicas de alegría, tristeza, miedo, enfado, asco, desprecio y sorpresa.

El modo en el que caminamos, nos sentamos o acostamos, los gestos con las manos o como estamos de pie puede dar información sobre el estado de ánimo de la persona o sus pensamientos, el cual puede variar y estará acompañado de cambios posturales.

En este mismo sentido, investigadores de la Universidad de Aalto en Finlandia estudiaron como las emociones se reflejaban en el cuerpo. Los investigadores indujeron estados emocionales a través de palabras emotivas, historias, películas o expresiones faciales en más de 700 participantes de Europa Occidental y de Asia, a los cuales les requirieron que colorearan las partes de su cuerpo donde las sensaciones corporales eran más intensas. De esta manera se consiguieron topografiar corporalmente las emociones, dando lugar a estos mapas corporales-emocionales. Consulta aquí el artículo original.

Imagen 1

Ilustración 2. Mapa corporal de la emoción. Fuente: Nummenmaa, L., Glerean, E., Hari, R., & Hietanen, J. K.

Actividad física y bienestar emocional

Todos somos conscientes de los efectos positivos que tiene la práctica de actividad física en nuestro estado de ánimo, salud y bienestar en general. Trabajar con nuestro cuerpo tiene un efecto sobre el estado de ánimo y sobre los pensamientos. La Mental Health Foundation (MHF) ha publicado la Guía “Look after your mental health using excercice” donde se detallan los beneficios de la actividad física en el bienestar de las personas. En otra publicación de la MHF “Lets get physical.The impact of physical activity on wellbeing” se hace referencia a que la actividad física puede aumentar la autoestima y reducir el estrés y la ansiedad.

La autoestima es la suma de las percepciones de una persona sobre su competencia en varias áreas de su vida; por ejemplo, áreas académicas, emocionales, sociales y físicas. De estas áreas, se ha demostrado que el aspecto físico de la autoestima (es decir, la propia competencia en cuanto a resistencia, fuerza, capacidad deportiva y atractivo corporal) tiene una gran influencia en la en la valoración que hacemos de nosotros mimos (Fox K.R., 1997).

De la misma manera se apunta que la actividad física puede ayudar a desempeñar un papel en los problemas de salud mental y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen. Por ejemplo, hay aproximadamente un 20-30% menos de riesgo de depresión y demencia, para los adultos que incluyen en sus hábitos la realización de actividad física diaria.

Cómo afecta el cuerpo en tus pensamientos

Hagamos una sencilla práctica ¿Qué pensamientos te vienen a la mente cuando estás cansado o tienes un terrible dolor de cabeza? Nadie duda que serán negativos. Por ejemplo, hay muchas investigaciones que demuestran que las personas aquejadas de dolor crónico o fibromialgias muestran pensamientos negativos recurrentes que incrementan su percepción de dolor.

Hay quien ha ido más allá, la Dra. Amy Cuddy, profesora e investigadora en la Harvard Business School, y famosa conferenciante de TED con su charla “Your body language can shape who you are” que han visto más de 44 millones de personas, se preguntaba si podíamos cambiar las percepciones de otras personas sobre nosotros, nuestra química y a nosotros mismos, simplemente cambiando nuestra corporalidad. A través de sus investigaciones, recopiladas en su libro “Presence”, Amy ha defendido que esto es posible. Sin embargo, hay que decir que hay una corriente crítica que ha abierto el debate sobre sus aportaciones.

También, en una investigación de Brinol y Petti (2003) se demostró que los movimientos de asentimiento o de sacudir la cabeza no solo son una muestra de nuestros pensamientos a los demás, sino que influye en nuestro propio pensamiento. Si estamos moviendo la cabeza de arriba abajo, ganamos confianza en lo que estamos pensando. Pero cuando sacudimos nuestras cabezas de lado a lado, perdemos confianza en nuestros propios pensamientos.

Erik Peper, un científico danés que estudia la conducta ha estudiado la corporalidad y su relación con la felicidad, descubriendo, por ejemplo, que cuando nos sentamos erguidos tenemos más probabilidades de tener pensamientos positivos.

Como ves, cuerpo, emoción y pensamiento conforman una triada que influye en nuestro bienestar. El cuerpo no es un mero receptor pasivo de nuestros pensamientos y emocionalidad, sino que se puede convertir en un elemento activo para construir nuestro bienestar y felicidad. ¿Qué opción tienes? ¿Cuál es tu experiencia? Esperamos tus comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s