¿Eres capaz de regularte emocionalmente?

Con el ritmo vertiginoso en el que estamos, nos encontramos siempre ideando, haciendo, ejecutando, persiguiendo objetivos y caminando con paso firme hacia el éxito. En estos momentos, nos sentimos estimulados, motivados y con alta energía. Cuando logramos nuestras metas y objetivos, la dopamina fluye en nuestro cuerpo. Este parece ser el estado ideal con el que afrontar nuestro día a día. Este sistema lo denominamos de “incentivo y búsqueda”.

Ahora bien, en algunas ocasiones, sobre todo cuando sentimos que el reto al que nos enfrentamos supera nuestras capacidades, o bien cuando nos sentimos de manera generalizada atacados o bajo un peligro incierto, ponemos en marcha el sistema de “amenaza y defensa”. Bajo este sistema, nos enfocamos al control, a la búsqueda de seguridad y protección, bien sea a través del ataque o la huida. En este momento, nos sentimos inseguros, ansiosos, atacados, desbordados y amenazados. Nuestro cuerpo con el fin de mantenerse alerta segrega adrenalina y cortisol, en un afán por conservar la situación bajo control.

Ninguno de los dos sistemas anteriores es sostenible en el tiempo de forma indefinida. Sobre todo, en el caso de que se active el sistema de “amenaza defensa” y dejemos este en piloto en automático. El cuerpo se desgasta increíblemente y si no ponemos remedio llegaremos a situaciones de agotamiento físico y mental, en el mejor de los casos.

3_sistemas_emocionales.001
Los tres sistemas emocionales. Fuente: Gilbert, P. (2009). The compassionate mind. Robinson. Esquema elaborado a partir de respiravida.net

Entonces, ¿Cuál es la solución? Fácil, no te olvides del modo denominado “calma y satisfacción”, bajo el cual nos enfocamos en el autocuidado, la empatía, la calidez y la amabilidad. Nos sentimos calmados, satisfechos, seguros, cooperativos, estables y confiados. En este sistema, la oxitocina y las endorfinas son segregadas en nuestro organismo.

Paul Gilbert, autor de “The Compassionate Mind”, presentó este modelo de regulación emocional basado en estos tres sistemas. Hemos de ser conscientes de que los sistemas de alta energía y activación, necesariamente deben ser compensados con el sistema de calma y de cuidado. En este sistema recargamos energía y proporcionamos a nuestro organismo la regeneración necesaria.

¿En qué sistema te encuentras de forma habitual? ¿En qué momentos activas el sistema de calma y satisfacción? ¿En qué situaciones se activa tu sistema de “amenaza-defensa”?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s