¿Da el dinero la felicidad?

Hay muchas personas que en su vida fían su felicidad a la obtención de un mejor trabajo, el amor verdadero, una casa más grande o al éxito y reconocimiento público. Otros simplemente confían que el dinero les traiga la felicidad a sus vidas. Aquí surge la cuestión ¿realmente el dinero da la felicidad? ¿Qué dice la ciencia la respecto?

Pues bien,  las investigaciones en el campo de la psicología y la economía  concluyen que el dinero no siempre da la felicidad. El Dr. David G. Myers en su artículo “The Funds, Friends, and Faith of Happy People” analizó la evolución el bienestar en Estados Unidos y lo comparó con la evolución de la renta, llegando a la siguiente conclusión:

 

 “En comparación con nuestros abuelos, los adultos jóvenes de hoy en día han crecido con mucha más abundancia, ligeramente menos felicidad y mucho más riesgo de depresión y patologías sociales”

 

Myers, concluye que la mejora en el nivel de vida de la sociedad americana en estos años no ha estado acompañada por un incremento del bienestar subjetivo que se ha experimentado.

Desde la economía, tambien conocida es la denominada paradoja de Easterling, donde la relación entre el nivel de renta per cápita de un país y su nivel de felicidad no se correlaciona de la forma esperada, ya que, si bien la renta está correlacionada con el índice de felicidad, cuando comparamos dos países con diferencias de renta, esto no se traslada a diferencias proporcionales en el nivel de felicidad de esos países.  Easterling muestra en sus investigaciones como en el periodo 1974-2004 la renta real per cápita en Estados Unidos casi se duplicó, mientras que la felicidad promedio se mantuvo constante.

Kahneman y Deaton también han desarrollado investigaciones que analizan el efecto que tiene el incremento de la renta en la “felicidad del individuo” y establecen en 75.000 USD el nivel de renta a partir del cual aumentos en la renta no son acompañados por incrementos en la felicidad de las personas.

Ahora bien, el dinero parece que ayuda a sobrellevar las penas. Los investigadores D. Kahneman, A. Krueger propusieron el concepto de U-index, definiéndolo como el porcentaje del tiempo en el que una persona estaba en un estado emocional negativo. Pues bien, estudiando la relación entre el U-index y el nivel de renta encontraron que mientras los hogares con rentas de hasta 30.000  dólares tenían un U-index superior al 22 %, en el caso de hogares con ingresos superiores a 100.000 dólares este se reducía hasta algo más del 15%.

Y tú ¿dónde buscas la felicidad? Tal vez no tengas que ir muy lejos. Una pista, está en tu interior. Feliz semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s