Sobre el materialismo, el sentido de la vida y la felicidad

Cada vez hay más voces en la filosofía y en la ciencia que vinculan la felicidad con una vida llena de significado, relacionada con los valores del individuo y la propia espiritualidad. Esto es lo que se conoce como eudemonía. La palabra eudemonía proviene etimológicamente del griego, de la suma de eu(bueno) y daimon, algo así como espíritu o ángel. Aristóteles, en su ética a Nicómaco, pide a los hombres que vivan de acuerdo con su “daimon” o sentido ideal de la vida o criterio de perfección que es el que da sentido a la vida de una persona. Decía Aristóteles que esos esfuerzos por vivir de acuerdo a su “daimon” harán que la persona alcance un estado óptimo, llamado eudemonía. En la antigua Grecia se pensaba que el daimon era el genio o acompañante del alma.

James Hillman autor de The Souls Code [1] habla de la relación entre el daimon y una vida plena y llena de sentido, y escribe:

 

“Presente en cuerpo, pero ausente en espíritu, él paciente yace en el diván, avergonzado de su propio daimon por los potenciales de su alma que no deja de manifestar. Se siente internamente subversivo, imaginando en su pasividad extremos de agresión y deseo que deben suprimirse. La solución: más trabajo, más dinero, más bebida, más ejercicio, más cosas“.

 

Esta crítica al materialismo parece estar refrendada por diversas investigaciones en el ámbito de la psicología y de la economía, el Dr. David G Myers en su artículo [2] The Funds, Friends, and Faith of Happy People” analiza la evolución el bienestar en Estados Unidos y lo compara con la evolución de la renta.

 

“En comparación con nuestros abuelos, los adultos jóvenes de hoy en día han crecido con mucha más abundancia, ligeramente menos felicidad y mucho más riesgo de depresión y patologías sociales”

 

Myers afirma que la mejora en el nivel de vida de la sociedad americana en estos años no ha estado acompañada por un incremento del bienestar subjetivo que estos han experimentado. También el Dr. Tim Kasser, un estudioso de la psicología del consumo, afirma que las personas con fuertes valores ligados al materialismo muestran una mayor orientación al logro, lo que puede derivar en menor bienestar.

 

business-3716552_1920
¿Da el dinero la felicidad?. Créditos Foto: Pixabay

Desde la economía, bien conocida es la denominada paradoja de Easterling, donde la relación entre el nivel de renta per cápita de un país y su nivel de felicidad no se correlaciona de la forma esperada, ya que, si bien la renta está correlacionada con el índice de felicidad en un país, cuando comparamos dos países con diferencias de renta, la felicidad no recoge esas diferencias de forma proporcional. Easterling muestra en sus investigaciones [3] como en el periodo 1974-2004 la renta real per cápita en Estados Unidos casi se duplicó, mientras que la felicidad promedio se mantuvo estable. Otros autores como Kahneman y Deaton en una investigación [4] establecen en 75.000 USD el nivel de renta a partir del cual no hay aumento del bienestar emocional del individuo.

También Waterman [5] en 1993 apuntaba que el bienestar se encuentra en ser congruente al actuar con los valores profundos de la persona, los cuales suponen para el individuo tener un compromiso pleno. El bienestar eudemónico es el que se relaciona con el propósito y que da significado a la propia vida y haber alcanzado desarrollar todo el potencial del individuo. Como apuntó el famoso psicoanalista Erich Fromm

 

“La vida no tiene sentido, excepto el sentido mismo que cada uno le da a su propia vida al revelar todos sus poderes”

 

Este tipo de bienestar se conoce también como funcionamiento psicológico positivo o florecimiento y va más allá de la observación de los estados emocionales del individuo, centrándose en el desarrollo del propio potencial de la persona. Huppert[6] (2009) relaciona la eudemonía con variables tales como la autonomía, la competencia, el interés por aprender, la orientación al logro, sentido de propósito, la resiliencia, el compromiso social, el cuidado a los demás y el altruismo. Como podemos ver este tipo de bienestar está relacionado con capacidades del individuo más que con sus resultados finales, con hacer lo que quieres y verdaderamente sientes pasión en esta vida, sentirte parte de algo y no un mero ejecutor de las órdenes de los demás.

En nuestros seminarios de Life Design “Diseña tu vida con el Canvas de la Felicidad®” y en Nuestro “Certified Practitioner en Life Design con Canvas de la Felicidad®” trabajamos el propósito como parte central de la metodología, con multitud de herramientas de análisis y desarrollo para descubrir como potenciar tu bienestar y felicidad a través del sentido de lo que hacemos en la vida.

[1] Hillman, J. (2017). The soul’s code. Ballantine Books.

[2]Myers, D. G. (2000). The funds, friends, and faith of happy people. American psychologist, 55(1), 56.

[3] Easterlin, R. A. (1974). Does economic growth improve the human lot? Some empirical evidence. Nations and households in economic growth, 89, 89-125.

[4] Kahneman, D., & Deaton, A. (2010). High income improves evaluation of life but not emotional well-being. Proceedings of the national academy of sciences, 107(38), 16489-16493.

[5] Waterman, A. S. (1993). Two conceptions of happiness: Contrasts of personal expressiveness (eudaimonia) and hedonic enjoyment. Journal of personality and social psychology, 64(4), 678.

[6] Huppert, F. A. (2009). Psychological well‐being: Evidence regarding its causes and consequences. Applied Psychology: Health and Well‐Being, 1(2), 137-164.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s